Cosmética·Cosmética natural

Mascarilla facial Don’t Look At Me

Para quien no sepa que es Don’t Look At Me es un mascarilla fresca de la marca de comética natural LUSH, de la cual ya os hemos hablado, así como de algunos de sus productos: su champú sólido;  Veganese (para el pelo); el limpiador facial y corporal: Aqua Marina o sus pastillas para los dientes.

logo_lush_2014

Hace unos días estuvimos en una de las tiendas de la marca y no dieron una muestra de una mascarilla fresca y natural de color azul: Don’t Look At Me. Ya hemos probado varios productos de LUSH, pero nunca nos decidíamos a usar las mascarillas, ya que hay que mantenerlas en frío (dejándolas en la nevera) y al final nos acababan llamando más la atención otros de sus productos. Todo lo que nos llevamos esta última vez de la tienda fueron recomendaciones que nos hizo la dependienta de LUSH, en definitiva, eran cosas que no habíamos probado. Os podemos adelantar que seguramente repitamos con muchos de los productos, aunque siempre nos gusta probar productos para informaros.

Este domingo con la muestra que nos dieron tuvimos para tres personas (si no puedes usarla 3 veces), por lo que nos pareció que la cantidad estaba muy bien. No quisimos investigar sobre la mascarilla antes de usarla, para así tener una experiencia más libre. Esta mascarilla es exfoliante, gracias a su arroz molido; además contiene manteca de murumuru, zumo de limón para tonificar la piel, de nerolí tunecino para iluminarla y de tofu orgánico sedoso para suavizar el rostro.

13573374_1027148880731439_1527686793_n

El modo de uso es muy sencillo, tan solo tienes que aplicar una capa generosa de esta mascarilla en la cara y déjala actuar de 10 a 15 minutos. La puedes aplicar una vez a la semana y es válida para todo tipo de pieles.

Para repartirla por la cara nosotras utilizamos una brocha limpia. Su consistencia es una masa azul granulada (por el arroz molido), con un aroma a limón, fácil de aguantar, ya que LUSH al usar productos naturales algunos cosas tienen un olor un poco fuerte, pero no es el caso. Una vez que ha pasado el tiempo de actuación y la mascarilla se ha quedado seca, lo que recomendamos para quitarla es ir mojándote la cara poco a poco mientras te das un masaje con la yema de los dedos, de forma circular, para activar la circulación e ir exfoliando a la vez.

Resultado: Una piel mucho más sana, bonita, suave y llena de luz, que además sirve para todo tipo de pieles. El tener limón hace que las manchitas o las marcas de los granitos empiecen a desaparecer, por lo que iguala el tono de la piel y ya por eso merece la pena, puesto que se ve un rostro mucho más sano y mejor cuidado, pero además lo deja suave y luminoso. Yo le doy un 10

Nos ha gustado tanto, que queremos probar más mascarillas naturales de LUSH.

¿Cuál es tu mascarilla de Lush favorita?
Anuncios

6 comentarios sobre “Mascarilla facial Don’t Look At Me

  1. Pingback: H´SUAN WEN HUA
  2. Pingback: Burbujas de baño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s